BERRIAK



La red como enfermedad PDF fitxategia Inprimatu
Administrator-k idatzia   
Osteguna, 2010(e)ko apirila(r)en 01-(e)an 18:18etan
There are no translations available.

Las empresas dedicadas al juego on-line constituyen un sector de éxito que no deja de crecer y de batir récords en su salida a la bolsa.

La magnitud que ha alcanzado el sector de los videojuegos ha quedado reflejada por la histeria que ha provocado en los consumidores la aparición, justo en medio del verano, del último modelo de una de las marcas más conocidas. Al igual que las personas que juegan con cierta frecuencia en los casinos tanto reales como virtuales, los aficionados a los videojuegos corren también un gran riesgo: el caer en una extrema  adicción. Las consecuencias no son exactamente iguales, aunque sé asimilables, porque el fanático de casino suele acabar en la ruina económica, mientras que en el adicto al videojuego empiezan a aparecer síntomas de una enfermedad que todavía no sé que tenga nombre pero de la que se conocen ya síntomas tales como ansiedad, depresión, miedo y pánico, además de entumecimiento de las manos y desórdenes o ausencia total de sueño. Se detecta también, en estas personas, una cierta incapacidad para relacionarse con sus semejantes. Este tipo de padecimientos se están presentando en jóvenes e incluso adolescentes pero también en algunas personas adultas.

No se alarmen aquellos padres que ven a sus hijos pasar un rato cada día jugando delante del televisor, estamos hablando de personas que se pasan de entre 5 y 15 horas diarias (según los días de la semana) sin levantarse de la silla y sin apartar su mirada de la pantalla. Existen casos extremos como el de una joven de Pekín a quien su afición le llevó a no parar más que para comer y dormir y a abandonar por completo sus estudios universitarios. La tragedia mayor le ha ocurrido. Recientemente, a un surcoreano que falleció después de estar más de dos días sin parar de jugar.

Hemos citado dos ejemplos de ciudadanos asiáticos y es que es precisamente en China donde el problema alcanza, proporciones numéricamente más impresionantes. Se calcula que en éste país existen más de 20 millones de aficionados a los videojuegos, de los cuales 2,5 millones pueden considerarse como patológicamente adictos.

Ante este problema el Gobierno Chino ha optado por limitar legalmente el tiempo que se puede pasar delante de un videojuego y ha inaugurado la primera clínica especializada en el tratamiento de las adicciones a la Red. No obstante, hay que tomarse estas informaciones con ciertas reservas ya que el Gobierno Chino, que por otra parte promueve intensamente el uso de internet para la educación y los negocios, siempre se ha destacado por ver en internet un peligro para el control de la información y sus intentos de satanizar la red son ya muy conocidos. Pero en cualquier caso, sólo por la mera observación de nuestro entorno más próximo no hay duda de que nos encontramos ante un problema de cierta envergadura, con riesgo de desbordamiento en el medio plazo.

El director de la mencionada clínica explica que el tratamiento es mezcla de psiquiatría, acupuntura, medicación y práctica de deportes. La duración es de unos quince días. La mayor parte de los pacientes son �azados�en los cibercafés a los que acuden en vez de ir al colegio. Algunos se presentan acompañados por sus padres. El mismo director admite que aunque el tratamiento es casi siempre exitoso, es muy difícil prevenir una recaída.

Recientemente, padres de cuatro niños han sido condenados a tres meses de cárcel por negligencia en la educación de sus hijos al convertirse éstos en adictos al juego.

Los �ideojugadores� argumentan en su defensa que el jugar ayuda a superar las tensiones cotidianas, sobre todo las relacionadas con las exigencias académicas, y que jugar no es más adictivo que ver la televisión ante la que la mayor parte de los ciudadanos se pasan horas y horas.

Nada más lejos de nuestra intención que dar pábulo a aquellas personas que responsabilizan a la Red de casi todos los males que aquejan  hoy a nuestro planeta. Simplemente lanzar un pequeño aviso de que como ocurre con todos los maravillosos avances tecnológicos que mejoran nuestra calidad de vida, e Internet es, sin duda ninguna, uno de ellos, su uso desordenado puede causarnos serios problemas.

Octubre 2005. Nº69. Coleccionismo

 

 

 
<< Hasiera < Aurrekoa 1 2 3 4 5 6 7 8 Hurrengoa > Amaiera >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL